10.000 Days Tool

10.000 Days, y la lucha de Tool después de Lateralus

10.000 Days fue el cuarto álbum de larga extensión de Tool, el cual debió enfrentar el éxito de la banda tras su espectacular Lateralus. Si bien el disco fue lanzado el viernes 28 de abril en Europa, la fecha en Estados Unidos corresponde al 2 de mayo, en que usualmente se celebra.

Tras 5 años de su trabajo anterior (el impresionante Lateralus), la banda decidió que tenía el material suficientemente sólido y expresivo como para volver a publicar. De esta manera, 10.000 Days nace bajo la noción del tiempo que toma a Saturno completar su traslación orbital, que en astrología correspondería a la representación de un nuevo inicio. En palabras del propio Keenan:

«se te presenta la oportunidad de transformarte de lo que fueran problemas anteriores para dejar que la luz del conocimiento y la experiencia aligere tu carga, dejando ir los viejos patrones y abrazar una nueva vida»

Aunque también sus fans han propuesto que es el tiempo aproximado en que la madre de Maynard se encontró postrada antes de su fallecimiento. Una vez más, Tool nos deja esa sensación de misterio, como solo ellos saben hacerlo.

Como sea, el trabajo de composición quiso tomar algunas líneas que habían quedado pendientes desde la grabación de Lateralus. La banda pensaba que este álbum resultaría más fácil de componer, sin embargo, eso no fue así. Evitando caer en la complacencia del éxito, Tool trató de llevar su sentido perfeccionista al máximo, operando bajo la lógica del ensayo y error. 

Con todo lo anterior, el álbum logra construir pasajes que rememoran los primeros años de Tool, especialmente «Jambi» y «The Pot». Estos contrastan con otras piezas bastante atmosféricas, como «Lipan Conjuring», «Lost Keys» y las tres que dan término al disco. Asimismo, se exhiben canciones que muestran el virtuosismo compositivo e instrumental del grupo. Así, se alcanzan altísimos puntos como «Vicarious» y, sobre todo, con «Wings for Marie». La propia «10.000 Days», incluso, manifiesta toda la tensión y la propia descarga de energía del disco, comenzando con tonos suaves que ganan energía en la segunda parte. ¡Un tránsito que debe escucharse con unos buenos auriculares!

Todo lo anterior, permite disfrutar un disco complejo y completo, tanto por sus cambios de intensidad como por la capacidad de experimentación que tuvo el grupo en el estudio de grabación. Todo esto, acompañado por algunas de las letras más personales de la discografía del grupo. Álbum que, a pesar de que para muchos fans no cumplió con las expectativas que se tenían, sigue representando un punto bastante alto en la música del grupo y del género.

Integrantes:
– Maynard James Keenan / voz principal
– Adam Jones / guitarra, sitar
– Justin Chancellor / bajo
– Danny Carey / batería, percusión, tabla

Músicos invitados:
– Bill McConnell / voces (6)
– Pete Riedling / voces (7)
– Camella Grace / voces (7)
– Brian Lustmord / efectos (4)

Puedes disfrutar este álbum en este enlace, o a continuación:

Open in Spotify