Atomic Rooster y su olvidada gema progresiva del debut

Si hablamos de gemas olvidadas dentro del rock progresivo británico, una de aquellas seguramente es Atomic Rooster.

Para comenzar con la historia, hay que remontarnos a 1967, con «The Crazy World of Arthur Brown», banda de rock psicódelico formada por Arthur Brown, una prominente figura británica de culto, con una voz dotada y oscuras performances teatrales con disfraces y máscaras que influirían a muchos vocalistas que vendrían después de él como David Bowie, Peter Gabriel, Alice Cooper, Kiss, King Diamond e incluso Marilyn Manson.

El primer LP «The Crazy World of Arthur Brown» (1968) contó con el impredecible single de «Fire» que llegó a lo mas alto en los charts a ambos lados del atlántico. Con él también iban Vincent Crane (teclados), Carl Palmer (batería) y Nick Greenwood (bajo). Es importante recalcar que el batería original que grabó la versión de estudio no era Palmer, si no que Drachen Theaker, quien tuvo que abandonar la banda prematuramente debido a su miedo a volar, lo que le impedía irse de gira con sus colegas.

Para fines de 1969, luego de la exitosa gira de «The Crazy World…», divisiones internas afectaron el seno de la banda y su fin llegó prematuramente. Palmer y Crane decidieron ir por terrenos propios, ambos atraídos por la naciente corriente del proto-progresivo que emprendían bandas como The Nice y el hard rock. De allí, nació «Atomic Rooster» («Rooster» de gallo, ya que 1969 había sido el año del gallo en el calendario chino), concepto visualizado por Vincent. En voz, bajo, flauta traversa, cello y bronces tomaría lugar el multi instrumentista Nick Graham.

Atomic Rooster rápidamente entró al estudio de grabación con las inquietudes musicales de Vincent Crane, y luego de ser teloneros de Deep Purple a principios de 1970, lanzaron el debut de «Atoomic Roooster» en Febrero de dicho año.

«Atomic Roooster» nos daba pistas de como sería el estilo de estos gallos atómicos: hard rock, rock progresivo, sonidos «canterburianos» algo mas agresivos que los de dicha escena, y letras oscuras terroríficas, con lo que se convierte en una de las primeras muestras de lo que sería el proto-heavy metal, y el prog mas oscuro a futuro. Cabe destacar que el debut de Black Sabbath (también de Febrero de 1970) se dirigía para terrenos igual de terroríficos, solo que con predominio de guitarras aún mas endurecidas y bases en el blues rock duro imperante de la época, de la vertiente de Cream y Led Zeppelin.

Una particularidad interesante es que la versión inglesa original de este disco no contaba con guitarra eléctrica, pero la versión americana (salida mas tarde) contaba con ciertos overdubs (y voces) del guitarrista de hard rock John Du Cann, lo que le agrega cierto peso, y lo emparenta más con el disco mas «popular» de ellos, el segundo disco «Death Walks Behind You» (1970), mas anclado en el hard rock y heavy de la época. Volviendo a «Roooster», queda a juicio de ustedes elegir la versión inglesa o la americana.

Recalcamos que en cualquiera de estas dos versiones, éste es uno de los debuts progresivos mas logrados de la escena británica de principios de los 70′, y es por ello que lo rescatamos acá en ProgJazz.

También agregamos como curiosidad que la portada no estuvo exenta de problemas, ya que fue censurada en algunos países europeos por los pechos del ave.

El disco abre vigorosamente con el single de «Friday the 13th» que tuvo cierta popularidad en Estados Unidos con una energética batería de Palmer (por cierto, en este disco hay antecedentes maravillosos de lo que sería su futuro trabajo con ELP) y aporreos a granel del órgano Hammond, instrumento gravitante en esta grabación, unidos a una agresiva pero pegajosa pista vocal de Nick Graham (en su version inglesa). En la versión americana, sentimos que la pieza gana bastante con la guitarra eléctrica y voz rockera de Cann

«And so to Bed» nos presenta a un Vincent Crane imaginativo en el Hammond, revelándose como un maestro de este instrumento (y muy infravalorado) acompañado de la siempre vibrante batería de Palmer, unidos a una letra bastante sexual y explícita para la época.

«Winter» es una preciosa balada, altamente influida por el recién salido en aquella época «In the Court of the Crimson King» (1969), con una hermosa pista vocal cantando una deprimente letra acerca de cometer suicidio, unido a la flauta y cello de Graham, con un piano de Crane totalmente imperdible. Simplemente magnífico.

Después de ese respiro, desembocamos en «Decline and Fall», un jam de órgano y batería virtuosa, incluyendo un solo de Palmer en un antecedente temprano de lo que sería su performance en «Tank» del debut de ELP (1970).

«Banstead» contiene agresivas vocales de Nick Graham en una lograda atmósfera ligeramente opresiva (con más letras deprimentes), algo «bluesy», pero sin faltarle esos duetos virtuosos de órgano y batería de los que tiene este disco, totalmente geniales y que nunca se hacen demasiado largos o aburridos.

La rockera «S.L.Y.» se ve beneficiada en su versión americana con la potente guitarra de Cann y sus solos, ya que en la versión inglesa ese trabajo solo se lo lleva el bajo. «Broken Wings», originalmente un blues de John Mayall, contiene una entrada de bronces por parte de Graham para desembocar en ese blues lento donde destaca la siempre entretenida y virtuosa batería de Palmer (realmente él se luce en todo el disco) y una desgarradora performance vocal del mismo Nick Graham.

Cerramos el disco con la pieza mas «experimental» que sería «Before Tomorrow». Un jam virtuoso instrumental de órganos veloces, flautas a la Focus, congas y fills de batería al por mayor.

Las reediciones americanas cuentan además con el bonus track de «Play the Game», emparentado con «Death Walks Behind You», un buen número heavy lento con reminiscencias de Deep Purple.

Luego de este disco, Atomic Rooster sufriría el primero de muchos cambios de alineación, cuando Palmer se vió tentado por la oferta de Keith Emerson y Greg Lake que ya todos conocemos, mientras que el talentoso Nick Graham se uniría a Skin Alley. Vincent Crane reclutaría para «Death Walks Behind You» (1970) al ya mencionado John Du Cann (guitarra y voz), y a Paul Hammond (batería) en lo que se conoce como la formación mas popular de la agrupación. La pieza homónima que abre aquel disco probablemente es lo mas popular que grabó el gallo atómico, ya que con sus riffs descendentes, y su aura de película de terror con ese piano digno de salir en «El Exorcista», le valió cierta popularidad en los círculos underground del hard rock y el ser versionada por bandas de metal como «Paradise Lost» o «Bigelf».

Pero esa es otra historia. Te lo dejamos abajo de estas líneas por si se te pusieron los dientes largos.

Volviendo a lo que nos atañe, definitivamente el debut «Atomic Roooster» es un tremendo trabajo que no puedes dejar de escuchar, y si bien la banda fue abandonando la vertiente progresiva con cada lanzamiento que sacaba, creemos que merecen mucho mas reconocimiento del que tienen. Te dejamos en Spotify la version inglesa:

Open in Spotify

Y ademas te dejamos abajo la versión americana con la guitarra de John Du Cann, para que puedas elegir