Conversamos con Pablo Córdova de Wichañe

Tuvimos la gran oportunidad de hablar con uno de los fundadores del proyecto chileno Wichañe, además de ser el tecladista de la agrupación; hablamos de Pablo Córdova Huaiquipan.

Formada el año 2017 en la bella ciudad de Castro, en la Isla Grande de Chiloé al sur de Chile (y del mundo), Wichañe representa una interesante y atractiva propuesta que fusiona el rock progresivo, el folk y el jazz, dando un fuerte énfasis a la música y cultura de los pueblos originarios, especialmente la cultura Williche.

Por esta razón, su sonido resulta muy ecléctico, con piezas musicales bastante diferentes entre sí. De este modo, algunas pueden resultar mucho más rockeras, con gran predominio de guitarras, mientras otras pueden sonar más minimalistas. Asimismo, la contribución de los teclados entrega un brillo enorme a muchas de sus piezas.

Wichañe se conforma actualmente como cuarteto: Cristian Vargas (bajo y voz), Danilo Pozo (batería), Joaquín Manríquez (guitarra) y con nuestro entrevistado, Pablo Córdova (teclados).

En 2018 editan su primer álbum, de carácter conceptual, titulado «Pedro María Ñankupel, el Pirata de Chiloé«, mientras que en junio de 2021 lanzaron su EP «Aparejos«, grabado en vivo. Hoy en día están promocionando un nuevo single recientemente salido, llamado «Dar Cara«, lleno de fuerza interpretativa y de líricas contestatarias; este nos anticipa la salida de su próximo disco: «La Poesía está en la Kalle«.

La conversación con Pablo Córdova Huaiquipán, de Wichañe

• Estimado Pablo, gracias por aceptar conversar con nosotros, para poder interiorizarnos en lo que se viene prontamente, que es el lanzamiento del segundo álbum de Wichañe, titulado «La Poesía está en la Kalle» y del cual ya pudimos escuchar el primer single «Doy Cara». ¿Qué nos pueden contar del proceso de grabación y en consecuencia del proceso de creación que envuelve este nuevo trabajo discográfico?

En primer lugar, quisiera agradecer al equipo de ProgJazz por esta nota y el interés en nuestro trabajo musical. 

Respecto de este trabajo les puedo contar que algunos de los temas del disco llevan cuatro años, otros un poco menos, tocándose en distintos escenarios, pues ya son parte de nuestro repertorio en vivo. Esto nos ha dado la posibilidad de trabajarlos harto y de permitirnos la exploración de nuevos sonidos, esto tiene que ver con escuchar que es lo que te va pidiendo cada tema y donde cada uno de los integrantes de la banda va buscando y proponiendo en la creación. 

Por otra parte, en este disco se dio la posibilidad de incorporar otros instrumentos, como ya se vio en «Doy Cara«, donde suena un saxo, este disco también cuenta con varias colaboraciones musicales en otros instrumentos que se fueron dando en el proceso de producción.

El disco está siendo grabado íntegramente en Chiloé, las mezclas en Santiago y la masterización en Seattle.

• En su primer disco desarrollaron una especie de opera rock sobre la pasión y muerte de «Pedro María Ñankupel, el pirata de las Huaitecas». Qué concepto desarrollaron en este nuevo disco? 

Este nuevo disco tiene como hilo conductor la resistencia en el contexto sociopolítico de desigualdad que nos atraviesa como país, situación que vivimos desde que fuimos colonizados, que se capitaliza una vez configurados como estado nación y que finalmente de forma descarnada se agudiza con el golpe de estado y posterior experimento neoliberal. Es así que hay temas que toman la lucha histórica del pueblo Mapuche, las luchas sociales más recientes, luchas obreras de la Patagonia, entre otros temas, pues también hay historias cotidianas de vida y muerte en las poblaciones de este país donde el culpable de dicha violencia y desigualdad es el modelo económico que nos rige.

• La política y la protesta se enlazan en este adelanto llamado «Doy Cara» ¿Cómo se afronta este mensaje en este Chile post Estallido? ¿Desde donde se sostiene? 

Se afronta y se sostiene tal cual se hacía antes del estallido. Nosotros los Wichañe somos hijos de obreros, nacimos y ya todo estaba en contra nuestra, por lo que nuestro destino es resistir.

El estallido nos debe dejar lecciones, enseñanzas, no debemos permitirnos olvidar que hubo muertos, mutilados, presos, abusos de todo tipo y aun muchos en impunidad. Debemos hacer el ejercicio de la memoria, pues es solo así que lograremos la no repetición y en ese sentido «Ñankupel» y la «Poesía está en la kalle» son parte de ese ejercicio. 

•Hacer música no convencional es un acto político?

De todas maneras, elegir la música fuera de la industria es un acto de resistencia, un acto político que para nosotros es una forma particular de ver y sentir la música. Por otra parte, nosotros hacemos música desde Chiloé, donde el invierno dura 10 meses entre tormentas y lluvias, lo que sin lugar a dudas configura un escenario con características particulares para crear, ensayar, componer, grabar y hacer música en vivo. Nosotros no podemos separar la música que elegimos hacer con el lugar desde donde la hacemos, el ser conscientes de esto nos hace ser responsables del camino que hemos tomado y nos pone en la de tejer redes con otrxs artistas, de levantar nuestros propios espacios y también de asumir la responsabilidad de ir formando audiencias en el invierno que es cuando Chilwe más lo necesita.

Agradecemos profundamente que se hayan dado el tiempo para hablar con nosotros. Les gustaría dejar algunas palabras para la comunidad de Progjazz ?

Nosotros quisiéramos nuevamente agradecer el espacio, no solo por la atención a nuestro trabajo, sino por el aporte que este medio significa para quienes tenemos inquietudes musicales por esas músicas que no están en la radio ni en el mainstream. 

Y a la audiencia de Progjazz les dejamos invitadxs para que nos busquen en las RRSS y en sus plataformas favoritas (acá Facebook, Instagram, YouTube, Bandcamp) a escuchar nuestro trabajo, el que para nosotros es una mezcla de temporal humo, raíces y mar. Saludos desde Chilwe

You may also like

Comments are closed.

More in Entrevistas